Misión Mariana

Desde el domingo 20 de enero hasta el 3 de febrero, se ha realizado una Misión Mariana en el territorio de la Parroquia Corazón de María, en la colonia Escalón, de los PP. Claretianos.

La Misión Mariana consiste en visitar hogares, hospitales, consultorios, clínicas y comercios, con la imagen del Inmaculado Corazón de María de Fátima.

Esta gran Misión comenzó con la Santa Misa, celebrada por el Párroco, el P. Sentre,CM., el domingo 20 de enero y fue finalizada también, como broche de oro, con la Santa Misa celebrada por el mismo P. Sentre, que coronó solemnemente, en nombre de todos los fieles, la Imagen del Inmaculado Corazón de María, el domingo 3 de febrero.

Durante estos 15 días se han vivido momentos de mucha emoción y manifestación de amor hacia la Santísima Virgen por la celestial visita que ella hacía en todos los lugares. Eran muy frecuentes frases como: Gracias Madre por no olvidarte de nosotros; Madre de Jesucristo te entrego a mi familia; Madre bendita Convierte a mi hijo; No sé cómo agradecerles el que hayan venido hasta  este lugar… y así muchas más.

No cabe duda que Nuestro Señor y la Santísima Virgen han dejado una marca indeleble en los corazones de los que fueron agraciados por la presencia de la Imagen del Inmaculado Corazón de María de Fátima.

Nuestra Señora de Guadalupe

Se piensa generalmente que Juan Diego era un indígena “pobre” y de “baja condición social”. No obstante, sabemos hoy, por diversos testimonios, que él era hijo del rey de Textoco, Netzahualpiltzintli, y nieto del famoso rey Netzahualcóyolt. Su madre era la reina Tlacayehuatzin, descendiente de Moctezuma y señora de Atzcapotzalco y Atzacualco. En estos dos lugares Juan Diego poseía tierras y otros bienes en herencia.

Fue a este representante de las etnias indígenas del Nuevo Mundo a quien, ya hace casi quinientos años, la Madre de Dios apareció trayendo un mensaje de bienquerencia, dulzura y suavidad, cuya luz se prolonga hasta nuestros días.

Para comprender la magnitud del bondadoso mensaje de Nuestra Señora, debemos trasladarnos al ambiente psico-religioso de aquel tiempo.

De un lado, las numerosas etnias que habitaban el valle del Anahuac, actual Ciudad de Méjico, habían vivido durante décadas bajo el despotismo de la tribu más poderosa, en la que habitualmente se practicaban sangrientos ritos idolátricos. Anualmente, sacrificaban millares de jóvenes para mantener encendido el “fuego del sol”. La antropofagia, la poligamia y el incesto eran parte de su vida. Los celosos misioneros, llegados junto con los españoles, veían la necesidad imperiosa de evangelizar ese pueblo, extirpando tan repugnantes costumbres.

Entretanto, los malos hábitos adquiridos, la dificultad del idioma y, sobretodo, un cierto orgullo indígena de no aceptar el “Dios del conquistador” en detrimento de sus divinidades, hacían difícil la tarea de introducir en ese ambiente la Luz del mundo. Dios Nuestro Señor, en su infinita misericordia, queriendo que todos los hombres “se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” (1 Tim 2, 4), preparaba una maravillosa solución para ese impasse.

Leer más…

Santa Teresita del Niño Jesús

La familia Martin fue una de las muchas familias católicas que se inscribieron en las cofradías de oración para atender a los pedidos de reparación y de penitencia hechos por Nuestra Señora en La Salette.

La personalidad de Santa Teresita en una fotografía.

A esta magnífica fotografía de Santa Teresita del Niño Jesús falta apenas el relieve, para decir que ella está viva. Para comentar esta alma, procuraré explicitar las impresiones que esta fotografía produce.

Primera impresión

La primera impresión es la siguiente: ¡Qué niña!

Ella es aún niñita, llena de vida de frescura, saltitante, y con esa especie de extroversión propia de una niña aún en la infancia.

Ahí se ve la belleza de un alma de niña, en la delicadeza, en la fragilidad, en la lozanía de la naturaleza femenina. ¡Cómo esta fotografía está bien sacada, y cómo cogió bien a esta niña!

Segunda impresión

Por detrás de esta impresión entra otra, por la cual la persona siente una idea de pureza. Y la siente más o menos en todo.

La pureza está presente, antes de más nada en lo siguiente: se nota en ella, en el sentido verdadero de la palabra, una buena espontaneidad.

Es una niña que no esconde nada, que no tiene el hábito de esconder nada, y que sabe perfectamente que no tiene lo que esconder. Ella no tiene fraude no tiene disimulación.

De ella se puede decir lo que Nuestro Señor dijo de Natanael: “Aquí está un verdadero israelita, en el cual no hay fraude” (Jo, 1,47).

Aquí está una verdadera niña, pura, hija de una familia católica, que tiene en sí toda la pureza, toda la inocencia de una vida de familia católica, toda aquella delicadeza virginal que la vida de familia católica comunica especialmente a una niña. Y eso sin ningún fraude. Ella tiene eso enteramente, y no tiene el hábito de pecar.

Plinio Correa de Oliveira

Visita al Liceo Fránces

[SinglePic not found]Los alumnos del Liceo Francés perteneciente al comité católico tuvieron la alegría de recibir una augusta visita, la imagen peregrina del Inmaculado Corazón de Fátima, llevada por los Heraldos del Evangelio.

Nuestra Señora de Fátima fue acogida por los niños y niñas con cantos de alabanza y flores. Después del ingreso, los pequeños alumnos coronaron solemnemente la imagen de María y rezaron el santo Rosario.

Los Heraldos hicieron una breve explicación de las apariciones de la Virgen en Fátima, Portugal, captando la atención, no sólo de  los niños, sino también de los papás y maestros presentes.

Ver Fotos

Lunes Santo

El Lunes Santo, nos levantamos llenos de expectativa por saber como sería el día de hoy.

La primera impresión que tuvimos después de tomar un sabroso desayuno, fue de profunda alegría cuando nos dijeron que el Santísimo Sacramento sería expuesto para que pudiéramos adorarlo por turnos.

Después nos dirigimos a una entretenida reunión, la primera del día, en que nos explicaron el valor infinito que tiene asistir a una Santa Misa. Como todo lo que un Sacerdote pide en el momento de la elevación es atendido por Dios. Una importantísima enseñanza que nos daban para poder aprovechar más las Misas que podremos participar a lo largo de estos días.

En seguida continuamos con unos divertidos juegos, seguidos de un almuerzo, en el que pudimos profundizar mas a respecto del trascendental tema tratado en la reunión de la mañana.

[Gallery not found]