¿Por qué el mundo que vivimos está en un caos incomprensible?

Tiempos pasados parecen ser los momentos en que el respeto a los mayores, el orden en las cosas de la vida, el miramiento hacia los necesitados, las normas más elementales de urbanidad, las formas de vestir y comportarse, y los estilos de conversación, eran tomadas en consideración en la vida diaria

Por el año 1969, un profesor de psicología social realizó un singular experimento que recibió el nombre de “síndrome de la ventana rota”. Consideremos, para facilitar el acompañamiento de este artículo, que síndrome es un indicio, una manifestación, una señal, un síntoma. Su resultado y sus comentarios corrieron por el mundo demostrando un aspecto que dará luz para comprender mejor el fenómeno de caos incomprensible que vive el mundo contemporáneo. Conocer sus causas, y especialmente revertir la situación hacia una restauración de la vida cristiana –y por lo tanto ordenada– en la sociedad, es la preocupación de no pocos.carrro

El profesor Phillip Zimbardo, de la Universidad de Stanford, de Estados Unidos, dejó dos autos iguales abandonados en la calle. Uno en una zona rica y tranquila (Palo Alto, California), otro en una zona pobre y conflictiva (Bronx, en Nueva York). El vehículo dejado en la zona pobre no tardó en ser desmantelado en pocos días. El de la zona rica, seguía igual al cabo de una semana.

Continuando con el experimento procedió a romper uno de los vidrios del vehículo que se encontraba en la zona rica y tranquila. No tardó en comenzar el desmantelamiento de igual forma que había ocurrido en la zona pobre.

En el primero el desmantelamiento fue casi inmediato. En el segundo, nada pasó durante la primera semana. Para que comenzara a ocurrir algo los investigadores sociales tuvieron que proceder a romper un vidrio, dando idea de un total abandono, lo cual incentivó el robo y el vandalismo. “Ese –como que– mensaje rompe unos misteriosos códigos de convivencia y transmite la idea de ausencia de ley, de normas, de reglas, como si valiera todo”. Es lo que demuestra el articulista Alfonso Aguiló, vicepresidente del Instituto Europeo de Estudios para la Educación, de cómo los pequeños detalles modelan todo el modo de ser de las personas.

Tiempos pasados parecen ser los momentos en que el respeto a los mayores, el orden en las cosas de la vida, el miramiento hacia los necesitados, las normas más elementales de urbanidad, las formas de vestir y comportarse, y los estilos de conversación, eran tomadas en consideración en la vida diaria. Pero hoy, nos dice sabiamente este articulista, que “son detalles pequeños que constituyen y modelan todo un modo de ser. Pequeños rasgos o gestos sin aparente importancia, pero que configuran bastantes de los principios más importantes” (Revista Hacer Familia, n.º 200, 10-10-2010).

El fenómeno llamado de secularización que se vive, quitando cualquier señal, signo o presencia de realidades superiores, produce una diminución del sentido de lo sagrado, afectando automáticamente el convivio humano.

De forma progresiva, gradual, se ha ido atenuando, perdiéndose de forma imperceptible el significado de lo sagrado y, como terrible consecuencia, perdiéndose la presencia de Dios entre los hombres. Definía San Juan Pablo II al secularismo como “un movimiento de ideas y costumbres, defensor de un humanismo que hace total abstracción de Dios, y que se concentra totalmente en el culto del hacer y del producir, a la vez que embriagado por el consumo y el placer”, en la Exhortación Reconciliatio et Penitentia, agregando que todo esto minaba el sentido del pecado.

En este alejarse el mundo de Dios acabamos viendo lo que califica Benedicto XVI de “proceso continuo de descristianización”

En este alejarse el mundo de Dios acabamos viendo lo que califica Benedicto XVI  de      proceso continuo de descristianización”

Estamos en un momento de continuas transformaciones. Este fenómeno se produce –como en el caso de la “ventana rota” de un automóvil con aspecto de abandonado– cuando se sobrepone lo natural a lo sobrenatural, cuando las formas de presentarse y de vivir, cuando la música, la literatura y el arte no tienen la calidad y belleza que corresponden. Cuando todo esto ocurre, la consecuencia es la situación de caos que estamos presenciando. Al romperse el vínculo con Dios, se nota la incertidumbre social, la sociedad se descompone y se desvía para defectuosos derroteros. La vida pierde su objetivo, quedando afectada por el ambiente cultural que la rodea, por un secularismo que niega lo sobrenatural, lo transcendente, queriendo sacarlo de escena. En este alejarse el mundo de Dios acabamos viendo lo que califica Benedicto XVI de “proceso continuo de descristianización” (10-12-2010).

La institución de la familia es –entre otras– una de las que más sufren los embates de este penetrante fenómeno, “atravesando una crisis cultural profunda, como todas las comunidades y vínculos sociales”, en palabras de Francisco en la Evangelii Gaudium (66).

Esta atmósfera de secularización que se ha ido difundiendo en diversas partes del mundo envuelve especialmente los jóvenes y los somete a la presión del ambiente. Se pierde el sentido de Dios y en consecuencia se pierde incluso el sentido profundo del amor conyugal y de la familia; como profundiza el Pontificio Consejo para la Familia en su documento para la preparación del Sacramento del Matrimonio (13-5-1996), es preocupante la “crisis de los valores morales y, en particular, la pérdida de la identidad del matrimonio y de la familia cristiana, y por lo tanto del sentido mismo del noviazgo”.

El tema es de vital importancia para los hombres de hoy. Sin tener en cuenta estas graves circunstancias no se logrará salir del caos que nos rodea. Benedicto XVI decía al Episcopado Francés (19-11-2012) que nos encontramos ante “un enorme desafío de vivir en una sociedad que no siempre comparte las enseñanzas de Cristo y que, en ocasiones, trata de ridiculizar o marginar a la Iglesia intentando confinarla exclusivamente a la esfera privada”. Es lo que advierte Francisco en la Evangelii Gaudium (64) al decir que “el proceso de secularización tiende a reducir la fe y la Iglesia al ámbito de lo privado y de lo íntimo”.

La Constitución Conciliar Gaudium et spes (7) alertaba que la negación de Dios en muchas regiones se encontraba expresada “no sólo a niveles filosóficos, sino que inspira ampliamente la literatura, el arte, la interpretación de las ciencias humanas y de la historia, y la misma legislación civil”.

Se pretende excluir a Dios de la vida de las personas “hasta el intento de marginarla de la vida pública”, es la afirmación actualizada de Benedicto XVI (30-5-2011).

“Aprended a llamar pecado al pecado, y no lo llaméis liberación y progreso”

“Aprended a llamar pecado al pecado, y no lo llaméis liberación y progreso”

Esta realidad, que penetrando silenciosa –porque no la sentimos ya que actúa como una radioactividad– desencadena la pérdida del sentido del pecado, es el relativismo. Pío XII ya lo decía, en frase proverbial: “El pecado del siglo es la pérdida del sentido del pecado” (26-10-1946). San Juan Pablo II, en homilía a jóvenes universitarios: “Aprended a llamar pecado al pecado, y no lo llaméis liberación y progreso” (26-3-1981). Francisco, en una de sus homilías: “Que el Señor nos dé siempre la gracia de no perder el sentido del pecado” (31-1-2014).

Así se va extendiendo un ambiente de secularismo, se produce una crisis de valores morales que nos llena de preocupación. Un entrechoque entre dos mundos espirituales, según decir del papa Emérito Benedicto en Luz del Mundo (70): “El mundo de la fe y el mundo del secularismo”.

En este avance avasallador del secularismo, en animosidad abierta contra la presencia de la Iglesia católica con su mensaje evangélico, vemos el intento de desplazar, desarraigar, de expulsar la cultura y la fe cristiana de los pueblos. Ante eso, la Comisión Pontificia para América Latina (28-2-2012) incentivaba a “actualizar, reformular y revitalizar la tradición católica, arraigándola más profundamente en el corazón de las personas, en la vida de las familias y en la cultura de los pueblos, para que resplandezca como belleza de la verdad, promesa de felicidad y novedad de vida más humana para todos”.

Escribir a mano: ¿un “arte” en extinción?

P. Fernando Gioia, EP.

basilica Nuestra Señora del Rosario de Fátima

Basílica Nuestra Señora del Rosario de Fátima

Entrando en la Basílica Nuestra Señora del Rosario de los Heraldos del Evangelio, en mi último viaje a la ciudad de San Pablo (Brasil), me detuve en un pequeño local de venta de libros y variados artículos religiosos.

Mirando y mirando –poco compré– encontré unos lindos cartones postales con fotos que mostraban la belleza del interior de la misma. Los tomé en mis manos pero, al mirar su reverso, me fijé que… ¡eran para escribir a mano!

De inmediato me vino a la memoria, que hacía mucho, pero mucho que no escribía, que no enviaba una postal, y más aún, ¡que hacía años que no mandaba una carta manuscrita! Había dejado de escribir a mano, había abandonado el encanto de hacer una carta escrita. La computadora estaba siendo un complemento de mi accionar diario.

Quedó rondando en mi pensamiento este tema. Me venían a la memoria mis tiempos de niño, en que escribíamos en la escuela con pluma y tinta, claro, manchando mucho nuestros guardapolvos, y ni que hablar de los cuadernos. En aquellos tiempos llegamos a ser encargados de guardar los tinteros, vasitos de porcelana que entraban por razones obvias en un agujero del pupitre de cada uno, en un lugar seguro hasta el día siguiente. El cap12_001tiempo pasó. Pero, ¿qué pasó en ese tiempo?

Me interesé en profundizar, pues me parecía de suma importancia que en los días de hoy no solo para educadores sino principalmente para los jóvenes y niños, fui encontrando afirmaciones que me dejaban aún más pensativo: “La escritura a mano nos diferencia a unos de los otros”, “la pluma y el papel impone una actitud reflexiva”, “es un lenguaje del alma que hace únicas a las personas”, “el ocaso de la escritura cursiva responde a la nostalgia (como en cierta forma es lo que sentí) o constituye una emergencia cultural”.

En mi afán de investigar el tema encontré un “grito” de alerta publicado en el conocido diario alemán Bild. En letras, garabateadas a mano, en rojo y negro, en la primera página decía: “¡Alarma! La escritura manual se extingue”. Era miércoles 27 de junio de 2012. Buen susto me llevé cuando me descubrí a mí mismo al leer: “Uno de cada tres adultos no ha escrito nada a mano en los últimos seis meses”.

Encontré que, años antes, en la revista Time (3/8/2009), la escritora Claire Suddath aparecía en escena con un esclarecedor artículo intitulado: “Mourning the Death of Handwriting”, “Duelo por la muerte de la escritura a mano”.

cap10_029“Estamos cambiando de manera importante la forma en la que trabajan nuestras mentes –explica la autora–, cuando escribimos en letra cursiva (ligada y ligera) estamos dibujando mentalmente la palabra e incluso la frase entera, los pensamientos fluyen, mientras que con la escritura de imprenta los caracteres están ‘desligados’ y la mente trabaja de una forma similar al lenguaje ‘binario’ de la informática, escindimos la palabra en letras sueltas interrumpiendo el ritmo de la palabra, de la frase, del pensamiento”, destacando también cómo la letra escrita a mano es tan personal y única como cada uno de nosotros, transmite parte de nuestra esencia, estado anímico y preferencias. Más grave aún, alertaba que el “dejar de escribir a mano es una forma más de homogeneizarnos, de aceptar calladamente la uniformidad”.

Otros autores han considerado la letra escrita como una pieza “clave para el aprendizaje”, según afirmaba, en el artículo “The Writing On The Wall” de Raina Kelley, publicado inicialmente en la revista Newsweek el 12 de noviembre de 2007. Comenta en su artículo: “Un nuevo estudio del profesor Steve Graham, Universidad de Vanderbilt, indica que la mayoría de los maestros de escuela primaria creen que los estudiantes con letra manuscrita fluida produjeron trabajos escritos que fueron superiores en cantidad y calidad, con calificaciones más altas, además de ser más fáciles de leer”.

La preocupación, principalmente de los educadores pero también de escritores, ensayistas, literatos, ante el desaparecimiento de la caligrafía, escritura, letra de mano, manuscrita o cursiva; viene de lejos.

El conocido escritor Umberto Eco afirmaba en un singular artículo en el diario La Repubblica, el 7 de agosto de 2009: “Lo malo es que la tragedia empezó mucho antes de que aparecieran la computadora y el celular”; destacando también: “El arte de la caligrafía educa al control de la mano y a la coordinación entre la muñeca y el cerebro”.

Es lo que también recordaba el periodista italiano Stefano Bartezzaghi en artículo en La Repubblica, que “la escritura a mano requiere que se componga mentalmente la frase antes de escribirla, pero, en cualquier caso, la escritura a mano, con la resistencia de la pluma y del papel, impone una demora reflexiva”.

cap13_018Para terminar comento el hecho singular de que muchos escritores, aunque estén acostumbrados a escribir en la computadora, saben que a veces les gustaría poder grabar una tablilla de arcilla como los sumerios, para poder pensar con calma.

Investigando más sobre el tema encontramos un autor que compendia claramente este fenómeno. Fue solo leer su afirmación de que hay que educar a los niños para que “comprendan que la escritura responde a su voz interior y representa un ejercicio irrenunciable”, pues “es un lenguaje de alma que hace únicas a las personas”, que me sorprendí. Percibí la profundidad con que aborda este tema. Se trata del Dr. Guillermo Jaim Etcheverry, médico argentino, miembro de la Academia Nacional de Educación de su país.

“Las computadoras –afirma– son un apéndice de nuestro ser, hay que advertir que favorecen un pensamiento binario, mientras que la escritura a mano es rica, diversa, individual, y nos diferencia a unos de otros”.

Al respecto de cómo se vinculan entre sí los pensamientos, comenta que “en la escritura cursiva, el hecho de que las letras estén unidas una a la otra por trazos permite que el pensamiento fluya con armonía de la mente a la hoja de papel”, “hay que componer las frases antes de escribirlas”, lo que la computadora no sugiere.

Esto lo confirmamos con la explicación del neurólogo infantil argentino León Benasayag, que nos dice: “Si cada vez se usa menos la escritura manual, hay riesgo de que el cerebro funcione distinto. La escritura permite la organización de estructuras a nivel cerebral que hacen memorizar las palabras, la sintaxis; una cantidad de datos que luego van a ser elaborados para estructurar el pensamiento”. Vemos en este comentario otro aspecto de los efectos desfavorables de la pérdida de la escritura a mano.

¿Será que una carta manuscrita, con el pasar del tiempo, podría llegar a ser considerada una “obra de arte” en extinción? No lo sabemos. Pero sí podemos afirmar que, por los ritmos modernos, “hemos abandonado la belleza por la velocidad, la artesanía por la eficiencia”.

Jóvenes se Consagran a la Santísima Virgen

consagracion_15_de_agosto_080El sábado 15 de agosto, Solemnidad de la Asunción de la Virgen a los Cielos en cuerpo y alma,  se vivieron momentos de mucha emoción y gracia sobrenatural en la Casa de los Heraldos del Evangelio en El Salvador, ya que un grupo de jóvenes participantes de las actividades de los Heraldos, en una solemne Eucaristía, presidida por el P. Fernando Gioia EP, se consagraron a Jesucristo como esclavos de Amor por las manos de María, según las enseñanzas de San Luis Maria Grignon de Monfort.

Después de un profundo estudio del Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen, de San Luis, y de haber cumplido con las prescripciones de las oraciones y meditaciones durante los 33 días de preparación, realizaron la tan esperada consagración y con esto servir a Dios de una manera más perfecta, es decir, haciéndose todo dependientes de Aquella que es la Medianera de todas las Gracias, la Virgen Inmaculada.

 

Conversación…

Estar juntos, mirarse y quererse bien: ¿antigua y bella costumbre en plena crisis?

P. Fernando Gioia, EP.

panchimalco_2014_094Tiempos hubo en que hombres y mujeres desarrollaban lo que se podríamos llamar el “arte de conversar”, intercambiando –hasta ceremoniosamente– sus impresiones, sus conocimientos, sus alegrías, sus tristezas. Esa reciprocidad no era solo de palabras, en las cuales se resaltaban tonos de voz y gestos, sino también de miradas.

Como si fuera una música, estos intercambios de personalidades, de mentalidades, de pensamientos, de formas de ser, entran en sintonía. Por eso bien decía una virtuosa señora nacida en el siglo XIX, pero que vivió gran parte de sus años en el convulsionado siglo XX: “Vivir es: estar juntos, mirarse y quererse bien”.

celEn nuestros días, por diversas circunstancias, se ha perdido el convivio familiar. Hasta hace pocos años la televisión –penetrando en el interior de las familias– había tomado el puesto de “rey del hogar”. Antes lo había sido el periódico, que absorbía la atención de nuestros abuelos, alejándolos por completo en los momentos de su lectura del ambiente que los rodeaba. Hoy, el mundo de la tecnología, del computador, de los juegos electrónicos, de los celulares de última generación, iPad… nos invade de una forma completamente peculiar.

Están avanzando los sistemas de comunicación a una velocidad que impresiona. No se podrán negar las “bondades” con que nos benefician: comunicación inmediata, relacionamiento que supera las distancias geográficas más inimaginables, solucionar preocupaciones, si bien que también traerlas de inmediato a tono…, alegrías pero también desgracias las sabemos de inmediato. Las distancias fueron superadas, nos comunicamos con cualquier lugar del orbe. Pero, cada vez más no hablamos, no nos comunicamos, no nos relacionamos, cuando… ¡estamos cerca!

Bien comenta el educador argentino Guillermo Jaim Etcheverry al decir que se sufre “la tiranía de lo instantáneo, de lo disperso, de la sobredosis de información y de la conexión con un mundo virtual, que terminará acabando con el otrora delicioso placer de conversar con el otro frente a frente”. Frases como “papi, mírame, deja de mirar todo el tiempo a tu teléfono” dicha por algún afligido hijo; o “¡mírame cuando te hablo!” de una madre regañando a su hijo tomado en una atención hipnótica ante la pantalla de un iPad o de un juego electrónico; son expresiones que se han vuelto frecuentes en nuestros días.

Snoche_con-maria_2015_024egún un estudio del Departamento de Pediatría del Centro Médico de la Universidad de Boston, de 55 grupos examinados, 75 % de los adultos utilizó dispositivos móviles durante la comida. Una encuesta de la Consultora Common Sense Media realizada en el año 2013 en Estados Unidos halló que el 38 % de los niños menores de dos años usaba teléfonos celulares para mirar videos o jugar. Estadísticas de The Kaiser Family Foundation mostraron que los chicos, en Estados Unidos, de 8 a 18 años pasan más de 7 horas y media diarias en las redes sociales. Las pantallas cautivan la atención. El “estar juntos, mirarse y quererse bien” va perdiendo espacio. La ausencia del vínculo presencial repercute en el desarrollo psicológico, y por lo tanto en la afectividad. “Ellos –en concreto los niños– necesitan de la mirada del adulto, del estímulo, del tacto, de la atención exclusiva”, destaca el doctor Guillermo Golffard, de la Sociedad Argentina de Pediatría.

En Escuela para Padres encontramos la singular afirmación de la psicóloga Eva Rotenberg: “En el vínculo entre padres e hijos falta comunicación, hablar cara a cara desde las emociones, lo que genera un verdadero problema en la construcción del yo y potencia la patología del vacío”.

No por otra razón, la articulista Soledad Vallejos, en el diario La Nación de Buenos Aires, advierte que “la conectividad sin límites puede ser genial, pero también hay que aprender a darle un corte”, pues, “el contacto cara a cara sin distracciones es clave”.

Los padres con los hijos, los hijos con los padres… una interacción que sin el mirarse adia_del_padre_2014_018 los ojos, sin considerar los gestos –en la propia comunicación verbal–, nos va transformando en autómatas. El ser gobernados por la pantalla, grandes y chicos, pero especialmente estos últimos, da lugar a que los especialistas adviertan “sobre el efecto que eso puede tener en el aprendizaje de las habilidades de comunicación no verbal”.

En su libro “Chicos enchufados”, la psicopedagoga Elvira Giménez de Abad, destacando que el primer contacto con el mundo externo de un niño es la mirada fija en los ojos de su madre; irá –con el tiempo– notando diferentes gestos, tonos de voz, observando a su interlocutor, incorporando, además del lenguaje, el idioma gestual. Niños, jóvenes, pero no solo ellos, los mayores sufren también este fenómeno que se presenta avasallador en su “modernidad”. Es normal que en los teatros o en la iglesia se solicite que apaguen el celular. Lo que llama la atención es que comienzan a aparecer restaurantes, no solo en Europa sino también en América Latina (especialmente en Colombia y Argentina), en que se les propone a los clientes que dejen de lado su celular, en una caja apropiada para ello, para poder degustar mejor la comida y es claro conversar, sin que las músicas (porque ya no son timbres) de los celulares los interrumpan. Para unir a las familias, a los amigos, y que el diálogo prevalezca sobre los medios electrónicos. ¡Sí, hasta les hacen descuento a quienes aceptan! Así podrán tener una comunicación mutua, como en antaño, en que había en una conversación el interés de cómo había sido el día, que preocupa a cada quien, transmitir las alegrías, o las penas, planes, vivencias. Era la alegría de estar juntos, mirarse y quererse bien.84

Singular lucha, nos dice el articulista Víctor Andrés Álvarez, “contra la tiranía del móvil y sus continuas interrupciones que han estropeado la charla, el afecto cercano, el intercambio de mensajes cara a cara. La tecnología ha creado nuevas soledades, y además ha menoscabado las normas de respeto y cortesía. Parece una nueva “esclavitud”. Sepamos enfrentar los tiempos que nos han tocado vivir. Consideremos que el “arte de conversar” presupone, como primera disposición, el interesarnos por los otros. Así cumpliremos la síntesis de todos los Mandamientos: “Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a sí mismo, por amor a Dios”.

El Escapulario de la Virgen del Carmen

El 16 de julio se festeja la fiesta de Nuestra Señora del Carmen, devoción bien arraigada en la Familia de los Heraldos del Evangelio, queremos ofrecer a nuestros lectores este interesante artículo

El Escapulario, una de las vestimentas más eficaces

En 1251, la Virgen Santísima se apareció a san Simón Stock, sexto ge­neral de la Orden del Carmen, entre­gándole un escapulario y prometien­do a todos quienes lo usaran, que se verían libres de la condenación eter­na. Décadas más tarde (1322) el Papa Juan XXII concedió a los carmelitas el privilegio sabatino, esto es, que to­dos los que muriesen usando el esca­pulario se verían libres del fuego del Purgatorio al sábado siguiente de su fallecimiento.

He aquí, pues, una de las vesti­mentas más eficaces, aparte de ser un magnífico símbolo de alianza, protec­ción y salvación.

Es verdad que Nuestra Señora no puso condición alguna al hacer su promesa. Simplemente afirma: “Quien muera con el Escapulario no padecerá el fuego del infierno”. No obstante, para beneficiarse de este privilegio, es necesario usar el Escapulario con recta intención. En este caso, si en la hora de la muerte la persona estuviera en estado de pecado, Nuestra Señora providenciará, de alguna forma, que ella se arrepienta y reciba los sacramentos. ¡Es en esto que la misericordia de la Madre de Dios se muestra verdaderamente insondable!

Papas enaltecen el uso del Escapulario

En 1951, con motivo de la celebra­ción del 700º aniversario de la entre­ga del escapulario, el Papa Pío XII dijo en carta a los Superiores Gene­rales de las dos órdenes carmelita­nas: “Porque el Santo Escapulario, que puede ser llamado Hábito o Traje de María, es un signo y prenda de protec­ción de la Madre de Dios”.

Exactamente 50 años después, el Papa Juan Pablo II afirmó: “El esca­pulario es esencialmente un ‘hábito’. Quien lo recibe es agregado o asocia­do en un grado más o menos íntimo a la Orden del Carmen, dedicada al ser­vicio de la Virgen para el bien de toda la Iglesia. […] Dos verdades evoca el signo del escapulario: por un lado, la continua protección de la Santísima Virgen, no tan sólo a lo largo del cami­no de la vida, sino también al momen­to de pasar a la plenitud de la gloria eterna; por otro, la conciencia de que la devoción a María no puede limitarse a oraciones y tributos en su honor rea­lizados en algunas ocasiones, sino que debe tornarse en ‘hábito’”.

Ambos Pontífices confirman, así, las muestras de aprecio que el esca­pulario ha recibido por parte de va­rios antecesores, tales como Bene­dicto XIII, Clemente VII, Benedicto XIV, León XIII, san Pío X y Benedic­to XV. Benedicto XIII extendió a to­da la Iglesia la celebración de la fies­ta de Nuestra Señora del Carmen el 16 de julio.

Como recibir y usar el Escapulario

1 – Cualquier sacerdote tiene poder para bendecir e imponer el Escapulario.

2 – Esa bendición e imposición valen para toda la vida, por lo tanto, basta recibirlo una vez.
escap
3 – Cuando el Escapulario se desgaste, basta sustituirlo por uno nuevo.

4 – Aún cuando alguien tenga la infelicidad de dejar de usarlo durante algún tiempo, puede simplemente retomar su uso, no es necesaria otra bendición.

5 – Una vez recibido, el debe ser usado siempre, de preferencia en el cuello, en todas las ocasiones, aún mientras la persona duerme.

6 – En casos de necesidad extrema, como enfermos en hospitales, si el Escapulario le fuere retirado, el fiel no pierde los beneficios de la promesa a Nuestra Señora.

7 – En casos de peligro de muerte, aún un laico puede imponer el Escapulario. Basta recitar una oración a Nuestra Señora y colocar en la persona un escapulario ya bendecido por algún sacerdote.

medalla escapulario

8 – El Papa San Pío X autorizó sustituir el Escapulario por una medalla que tenga de un lado el Sagrado Corazón de Jesús y del otro una imagen de Nuestra Señora. Pero la recepción debe ser hecha con el escapulario de tela.

 

 

Ver tammbién: El Manto del Carmen

Ver más: Nuetra Señora del Carmen

 

Apostolado del Oratorio

IMG_1310El Apostolado del Oratorio tiene como objetivo – atendiendo el llamado insistente del Papa Juan Pablo II – que instó a toda la Iglesia a remar mar adentro “Duc in Altum ” en las aguas del apostolado, ayudar de forma muy especial a los obispos, párrocos, religiosos, religiosas y laicos en el esfuerzo de la nueva evangelización.
Quien lo promueve es la asociación privada internacional de fieles de derecho pontificio Heraldos del Evangelio.

De modo especial, trabaja para que los católicos no practicantes pasen a participar de la vida eclesial en sus parroquias. Esta campaña, se empeña en beneficiar no solamente a individuos, sino especialmente a las familias.

¿En qué Consiste?

Básicamente, consiste en formar grupos de treinta familias y hacer peregrinar por sus casas un oratorio del Inmaculado Corazón de María, tal cual Ella apareció en Fátima.

¿Qué se hace al recibir el Oratorio?oratorio

Cada familia recibirá el Oratorio en su hogar todos los meses, en un día determinado, en organización con el Coordinador del Grupo. En este día, invitará amigos, parientes y vecinos, para que juntos, hagan una lectura de un trecho del evangelio, unos minutos de reflexión, recen el rosario y consagren la familia al Inmaculado Corazón de María.

¿Qué es un coordinador?

Es la persona encargada de formar un grupo de treinta familias y coordinar, la peregrinación del Oratorio de casa en casa. Puede ser una señora, un señor, un joven. Mejor aún, si es un matrimonio.

Todos, se conmueven con la narración de San José, recorriendo la ciudad de Belén de Judá, buscando un techo donde la Virgen pudiese cobijarse y dar a luz a su Hijo. Él va de puerta en puerta, recibiendo un frío rechazo, muchas veces descortés:

— No, aquí no hay lugar.

Lleno de aflicción, San José recuerda una gruta en la cual acostumbraba jugar cuando era niño. Rápidamente la lleva allá y en esta gruta nace el Niño Jesús, Señor del Universo.

Cada coordinador repite lo que hizo San José, recorriendo las calles de las ciudades preguntando de casa en casa:mission.jpg

— ¿Ud. quiere recibir a la Virgen en su hogar, que nazca el Niño Dios y reine en su familia?

En nuestro país, por la gracia de Dios muchísimas familias han respondido:

– ¡Sí! Queremos… y esperamos que mañana, Ella nos reciba en el Cielo.

Benditas las personas escogidas por Nuestra Señora para esta sublime misión de acoger todos los meses en su hogar el Oratorio del Inmaculado Corazón de María! Donde entra la Madre de Dios viene siempre con Ella su Divino Hijo, trayendo la paz, la unión de las familias, ayuda a todas las necesidades, y sobretodo las gracias para llevar una buena vida y alcanzar el Cielo.

Como está dicho en el evangelio, ellas recibirán el céntuplo en esta tierra y una gran recompensa en el cielo.

Ver también: Sea un Coordinador de Oratorios

Visite nuestra pág. de Facebook sobre el Apostolado del Oratorio Centro América

El Sagrado Corazón y los nueve primeros viernes

En las páginas sagradas de los Evangelios brota la devoción al Sagrado Corazón de Jesús abierto por la lanza de Longinos del cual brotó sangre y agua (cf. Jn 19, 34). También de este Corazón cruelmente traspasado nace, en un derramarse de amor por la humanidad, la Santa Iglesia Católica Apostólica y Romana.co

Los años vieron esta devoción expandirse por todo el mundo. En la segunda mitad del siglo XVII, más precisamente en el año 1670, San Juan Eudes introdujo por primera vez una fiesta pública al Sagrado Corazón de Jesús. Apenas tres años después, en el monasterio de Paray-le-Monial, Francia, Santa Margarita María Alacoque pasó a recibir una serie de apariciones de nuestro Señor Jesucristo indicándole la devoción a Su Corazón Sagrado.

Santa Margarita María de Alacoque y el Sagrado Corazón de Jesús

En la octava de la fiesta de Corpus Christi de 1675 el Corazón de Jesús reveló a Santa Margarita: “He aquí el Corazón que tanto amó a los hombres, que nada guardó, hasta agotarse y consumirse para testimoniarles su amor. Como reconocimiento no recibo de la mayoría de ellos sino ingratitud, por sus irreverencias y sus sacrilegios, y por la frialdad y desprecio que tienen por mí en este sacramento de amor. Pero lo que me es más sensible es que son corazones consagrados que proceden así. Por eso yo te pido que el primer viernes, después de la octava del Santísimo Sacramento, sea dedicado a una fiesta particular, para honrar mi Corazón, comulgando, en este día, y haciéndole reparación de honra, por un pedido de disculpas, para reparar las indignidades que él recibió, durante el tiempo en que quedó expuesto en los altares. Te prometo también que mi Corazón se dilatará para esparcir, en abundancia, las influencias de su divino amor sobre los que le prestaren esta honra, y que consigan que ésta le sea dada” [1].

A lo largo de las apariciones el divino Corazón prometió a sus devotos; conceder su bendición sobre las casas donde su imagen sea expuesta y venerada; dar gracias especiales; la paz en las familias; la consolación en las aflicciones; ser el refugio durante la vida y principalmente en el momento de la muerte; bendecir todos sus trabajos y emprendimientos; ser una fuente inagotable de misericordia para los pecadores; perfeccionar las almas fervorosas; a los sacerdotes el poder de tocar las almas más empedernidas. Prometió también que aquellos que propaguen la devoción a Él tendrán sus nombres inscritos en su Corazón.

Los primeros Viernes

Durante la Acción de Gracias después de recibir la comunión, Santa Margarita recibe este importante comunicado del Corazón de Jesús: “Te prometo, por la excesiva misericordia de mi Corazón, que su amor omnipotente obtendrá para todos aquellos que comulguen nueve primeros viernes del mes consecutivos, la gracia de la penitencia final, que no morirán en mi enemistad, sin recibir los sacramentos y que mi divino Corazón será su refugio asegurado en la última hora. Nada temas, Yo reinaré a pesar de mis enemigos y de todos aquellos que buscarán oponerse”.

A partir de entonces el culto al Corazón de Jesús pasó a ser estimulado con enorme empeño por el Magisterio de la Iglesia. San Claudio la Colombière, sacerdote jesuita, quedó conocido como el apóstol del Sagrado Corazón de Jesús.

El Beato Pío IX, en el año 1856, extendió su fiesta por todo el orbe. León XIII consagró el mundo al Corazón de Jesús en 1899. La encíclica de Pío XII, Haurietis aquas, publicada el 15 de mayo de 1956 es una demostración más de cuánto los Romanos Pontífices han buscado difundir el amor a este Corazón que nos es presentado por el propio Jesús como fuente de paz y reparación: “Venid a mí, todos os que estáis afligidos bajo la carga, y yo os aliviaré. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, porque yo soy manso y humilde de corazón y encontrareis descanso para vuestras almas. Pues mi yugo es suave y mi carga es leve”. (Mt 11, 28-30)

[1] DUFOUR, Gerard. Rezar 15 dias com Margarida Maria. São Paulo, Loyola, 01996. p. 55

Fuente: Gaudium Press

El Instituto Educacional María Auxiliadora, recibe la imagen de la Virgen de Fátima

maria_auxiliadora_2015_004De sus tantas manifestaciones de amor hacia Nuestra Señora, en el mes de María, el Instituto educacional María Auxiliadora, de las Hijas del Divino Salvador, fue recibir con toda veneración la imagen Peregrina de Nuestra Señora de Fátima.

La augusta visita fue recibida por los más pequeños, guiados por los bachilleres, que entre cantos y oraciones llevaron la imagen en procesión por las calles de la ciudad.

Al llegar al Instituto, todos los alumnos la esperaban en el ingreso haciéndole una valla de honor.maria_auxiliadora_2015_008

Ya en la capilla, después de las palabras de bienvenida, fue coronada solemnemente, en nombre de todos, por una de las hermanas del Colegio, donde todos los presentes irrumpieron en una fuerte salva de palmas a la Madre del Cielo.maria_auxiliadora_2015_014

El Santo Rosario fue rezado durante toda la jornada, por turno, según los grados.

This slideshow requires JavaScript.

La Santísima Virgen visita a los más pequeños

bloom_2015_025En el mes de María, el mes de las flores, el mes de las madres… la Santísima Virgen, madres de las madres, flor de las flores, visitó su jardín más precioso del hospital Benjamín Bloom, se trata del departamento de niños con cáncer donde la inocencia se une al sufrimiento, sufrimientos que completan los sufrimientos de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo como nos enseña el Apóstol San Pablo en su carta a los Colosense (Col. 1, 24).bloom_2015_005

La visita comenzó con el rezo del Rosario con el personal médico, del Voluntariado Por Amor por los Niños y mamás de los pequeños internados. Después de la oración, se fue con la Imagen del Inmaculado Corazón de María, a las camas de los niños donde se les daba unas palabras de consuelo y de esperanza y ellos a su vez ofrendaban una bella rosa roja, símbolo del amor hacia tan bondadosa Madre.bloom_2015_015

Pidiendo que la Santísima Virgen bendiga, proteja y les dé fortaleza siempre a estos niños, a sus padres y todo el personal que les acompañan.

Noche con María

noche con maria“Noche con María”, nombre que los Heraldos del Evangelio le han dado a su Cena de Beneficencia, tuvo lugar en el Hotel Crowne Plaza este lunes 18 de mayo. La Imagen Peregrina de la Virgen de Fátima fue venerada por todos los presentes, quien tuvo en esta actividad benéfica un lugar privilegiado y a quien monseñor Gabriel Viola, secretario de La Nunciatura de El Salvador,  coronó y le impuso en sus manos el santo rosario.

Por segundo año consecutivo los Heraldos del Evangelio celebran esta cena, con el objetivo de recaudar fondos para la construcción de un centro de espiritualidad en honor de la Virgen de Fátima, el cual se espera que esté construido para conmemorar en este el centenario de las apariciones de la Santísima Virgen de Fátima, que será dentro de dos años. Además, parte de estos fondos serán utilizados para la construcción del centro de formación de jóvenes.

El evento dio inicio con un coctel, y luego al pasar al salón de la cena los comensales recibieron con calurosas palmas a la Imagen Peregrina de la Virgen de Fátima. Durante la noche benéfica los asistentes compartieron una breve meditación dirigida por el padre Fernando Gioia, E.P., superior de Los Heraldos del Evangelio en El Salvador, en la cual destacó la importancia de formar a las nuevas generaciones a través de la belleza en todos  los actos cotidianos, y especialmente a través del testimonio, la música y el arte. También disfrutaron de un recital musical interpretado por el coro y banda sinfónica de Los Heraldos del Evangelio, interpretando desde músicas de Mozart, Schütz, Händel, hasta pasos dobles españoles y un número de tambores, que impresionaron mucho a los asistentes. Luego fue proyectado un video en el cual los benefactores de la noche pudieron observar las actividades de evangelización y servicio que emprende esta congregación en El Salvador, y el proyecto a realizar con los fondos recaudados.

Los Heraldos del Evangelio llegaron al país para establecerse en 1998, a fin de llevar el evangelio a través del inmaculado corazón de María, difundiendo la devoción a la Virgen y el rosario. Esto lo realizan por medio de sus visitas a colegios, hospitales,  cárceles, hogares de ancianos, hogares de muchas familias en la capital y fuera de esta y diferentes parroquias.

Mientras los benefactores de la noche se deleitaban escuchando un recital musical, especial para la ocasión, se hizo un descanso para que el padre Fernando Gioia bendijera los alimentos que disfrutaron más de medio millar de personas benefactoras de la noche con María. Muy satisfechos se fueron todos los participantes, pues además del alimento material, sus corazones salieron llenos del alimento espiritual que se recibió en esta ocasión.

Al finalizar el evento, los Heraldos agradecieron a todos los benefactores, les obsequiaron un recuerdo de la Santísima Virgen y les pidieron sus oraciones para que este magno proyecto siga creciendo cada vez más, en favor de todos los salvadoreños, especialmente de los jóvenes.